Saltear al contenido principal

Nuestra estancia en Vigo del 13 al 20 de mayo

Fue con algo de preocupación que nos reunimos en el aeropuerto el domingo 13 de mayo a las 14h30 para salir hacia Vigo… ¿Y si nos ocurría lo mismo que a los alumnos españoles? Pero no, salimos a la hora y llegamos casi con adelanto. Uf!

El recibimiento es muy caluroso por parte de los alumnos españoles, de las familias y de los profesores: nos esperan con un pequeño tentempié preparado por una madre.

Lunes 14:

La mañana del lunes se dedica a una conferencia sobre una expedición a la Antártida (¡impresionante!) y a la vista a la Escuela de Ingeniería en Telecomunicación de la Universidad de Vigo con comentarios sobre la evolución de la aeronáutica, el lanzamiento de satélites o las ondas electromagnéticas… Aunque es muy científico y no siempre fácil de entender en una lengua extranjera, hay aficionados al tema.

Por la tarde, tenemos una visita panorámica de la extensa ciudad de Vigo desde un bus turístico. Esto nos permite tomar conciencia de sus diferentes zonas y paisajes, sus diferentes centro de atracción y de conocerla mejor ya que la visita está comentada en distintas lenguas. Terminamos la jornada con una recepción por el Alcalde donde intercambiamos regalos entre ambos ayuntamientos.

Martes 15:

Empiezan las cosas serias: la jornada se dedica a las famosas islas Cíes y el buen tiempo nos acompaña, como lo hará durante toda la estancia.

En dos grupos, cogemos el barco de exploración submarina Nautilus para la travesía. Mientras un grupo desembarca en la isla para hacer una excursión en la que los comentarios se centran en la biodiversidad y la historia, el otro grupo descubre gracias al robot Nemo la flora y fauna submarinas. Descubrimos la belleza y diversidad de este lugar que hay que proteger absolutamente de la invasión humana.

Miércoles 16:

La mañana transcurre en el colegio. Eduardo Rolland, periodista y gran especialista en Julio Verne, viene a hablarnos de la batalla de Rande y sobre todo de las expediciones que han registrado la bahía de Vigo buscando el tesoro. En el siglo XIX estas noticias daban que hablar, lo que inspiró enormemente al escritor nantés para la trama de 20.000 leguas de viaje submarino. Eduardo nos cuenta también las actividades de Julio Verne en la ciudad de Vigo durante sus dos escalas posteriores a la escritura de la novela.

Después del espectáculo de acrosport de los alumnos franceses, poniendo en escena las imágenes del libro, nos vamos a la exposición del Museo de arte contemporáneo para ver la exposición “Julio Verne: los límites de la imaginación”, también guiados por Eduardo Rolland.

Pero el momento esperado está en la playa y las actividades náuticas previstas: surf y kayak. El sol está radiante, el mar en calma, todo el mundo está contento de estar allí, juntos. Después del picnic cada uno se lanza a la actividad escogida: ¡qué éxito!

Jueves 17:

Volvemos a coger el Nautilus para ir al Museo del Mar. Misma organización que para las islas Cíes: mientras un grupo visita el museo, el otro explora los fondos marinos. Así descubrimos cañones de barcos hundidos en la bahía y aprendemos como se recogen los mejillones en Vigo. Todo esto es apasionante.

La comida tiene lugar esta vez en el restaurante del club náutico, es una buena pausa para comer antes de lanzarnos en la carrera de geocaching que nos ocupará toda la tarde. ¿Y adivináis qué? ¡¡¡Ganaron los profesores franceses!!! En esta ocasión, pudimos recorrer diferentes lugares del centro de la ciudad entre el puerto y el monte del Castro.

Viernes 18:

Otra vez nos encontramos en un barco: esta vez es una gran catamarán que nos lleva en primer lugar a ver el Museo de la batalla de Rande (pequeño pero bien explicado, ahora ya sabemos todo sobre esta batalla que tuvo lugar en 1702), después a la Isla de San Simón al fondo de la bahía. Se trata aquí de conocer la historia de los lugares y después lanzarse a una gynkana con enigmas a lo largo de todo el recorrido. Desgraciadamente el tiempo era un poco justo y “las tropas” empezaban a cansarse… Sin embargo el paisaje es magnífico y el tiempo excepcional, en resumen otra jornada muy completa…

…e incluso más completa ya que acaba con una pequeña fiesta con baile y cena en una discoteca! Sin duda nos están mimando! Han pensado en todo!

Sábado 19:

Se trata de un día en familia: unos van a la playa, otros quedan para pasear, otros van a visitar Santiago de Compostela… Pero todo el mundo hace algo interesante en familia y entre amigos. Porque ahora ya no somos estudiantes de intercambio sino verdaderos amigos 🙂

Domingo 20:

Ya es el momento de ir al aeropuerto… Los “adiós” son desgarradores pero la gran mayoría de los alumnos cuenta con volver a verse, este mismo verano tal vez.

Gracias! Hemos pasado una semana excepcional, llena de encuentros y personas maravillosas. Esperamos de todo corazón que todos continúen esta aventura única. Gracias a vosotros y gracias a Erasmus! La apertura cultural, humana y europea est innegable en nuestro caso.

Volver arriba