Saltear al contenido principal

Acogida de los alumnos españoles, día 5

Viernes 23 de marzo: Todo el grupo, tanto franceses como españoles, sale a visitar la École Centrale de Nantes, una reputada facultad de ingeniería. Allí nos sumergimos una vez más en la innovación que será nuestro futuro… Tenemos la suerte de asistir a pruebas en la piscina de Carène, lugar muy hermético que solamente se abre al público un día al año. Allí se reproducen todas las condiciones que pueden encontrar los objetos marinos. Participamos también en actividades en 3D desarrolladas en la facultad.

Es momento de volver al instituto porque los alumnos españoles van a comer en el restaurante del centro. Los alumnos del ciclo de Hostelería les han preparado un menú gastronómico que sirven con todas las atenciones de un camarero de un gran restaurante. Un momento festivo y exótico que muestra la gran importancia de este intercambio entre Vigo y Orvault.

Inmediatamente tras la comida, cogemos el bus urbano para ir al Ayuntamiento: el alcalde ha agrupado a varios concejales para recibirnos con gran pompa y ofrecernos un tentempié muy apreciado. Volvemos al instituto para poner en común nuestros trabajos sobre “Robur el Conquistador” y grabar a algunos alumnos que responden a la pregunta “Cómo vive Julio Verne aún en Vigo?”. Estas palabras se emitirán en un programa de radio sobre este tema, preparado durante todo el año por un grupo de la clase francesa.

Al final es hora de decirse adiós colectivamente. Los padres han preparado o comprado dulces franceses. Terminamos por tanto la jornada con alegría y buen humor.

Mañana, cada familia se encargará del alumno/a español/a… y muchos quedarán para aprovechar juntos les últimos momentos del viaje. Qué pena que haya faltado un día… ¡pero esto es solo un hasta luego!

Volver arriba